¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo de insomnio durante el embarazo?

Insomnio en el embarazo

Actualmente el insomnio es una enfermedad que afecta a un gran número de personas. Por lo general, los adultos contemporáneos son lo que sufren este trastorno con mayor regularidad. Esto se debe al ritmo agitado de vida que llevamos hoy en día. Claro está, tanto los niños, jóvenes y ancianos también pueden padecer los embates de este problema en cualquier momento.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

Así pues, en este caso, las mujeres embarazadas no iban a ser la excepción. Para sorpresa de muchos, una gran cantidad de mujeres embarazas puede verse afectada por esta patología. Por lo general es causada por diversas razones en donde cobra gran protagonismo el cambio hormonal que se experimenta en esta etapa, el cual puede hacer que la calidad del sueño disminuya de forma considerable.

Si estás embarazada y no puedes conciliar el sueño podría decirse que estás pasando por una etapa que se considera normal en este contexto. Más del 85% de las mujeres embarazadas presentan problemas para dormir y un insomnio leve se hace presente en la mayoría de los casos. Claro está, y es que a pesar de ser un síntoma común lo mejor es que sea tratado por un especialista cuanto antes.

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo de insomnio durante el embarazo?

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo de insomnio durante el embarazo?

¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo de insomnio durante el embarazo?

El insomnio en el embarazo no debe confundirse con un problema ligero para dormir. Tienes que saber si en realidad estás padeciendo esta enfermedad para atacarla a la brevedad posible. Lo primero que tienes que notar es si tienes una dificultad palpable para poder conciliar el sueño desde un inicio. En caso de que intentes dormir y no logres pernoctar puedes estar teniendo este problema.

Si la duración del sueño ha disminuido notoriamente, este también puede ser otro factos a considerar. Normalmente, cuando se padece de insomnio, se producen despertares nocturnos, es decir, tu sueño se ve interrumpido sin ninguna causa aparente y luego no te puedes volver a quedar dormida con facilidad; lo que se traduce en muchos casos como vigilia nocturna.

Cuando el insomnio se hace presente puede llegar a alterar tu horario normal del día a día. Dormirás en horas poco comunes, sentirás agotamiento corporal severo y puede que presentes irritabilidad. Debido al desorden en el horario puede que el contacto social disminuya de forma notoria. En caso de padecer estos efectos es posible que estés presentando un cuadro de insomnio durante el embarazo.

Señales inequívocas de que el insomnio te está afectando durante tu embarazo

Si deseas tener un diagnóstico mucho más preciso es de vital importancia que observes que clase de síntomas estás experimentando. Lógicamente, hay ciertas repercusiones que son propias del insomnio. En caso de que logres dormir pero el sueño no sea reparador en lo absoluto estás teniendo un trastorno leve en el sueño. Al tener un cuadro de insomnio te costará dormir al menos tres veces a la semana.

Otro factor propio del insomnio es la ansiedad y la depresión; estás se producen debido a que la persona no puede tener un ritmo de vida normal. En el caso de una mujer embarazada, el cuadro depresivo podría cobrar protagonismo. Si el agotamiento es severo se puede producir cierta dificultad para concentrarse en labores que anteriormente resultaban sencillas de hacer. 

Cambios a nivel de la personalidad de la mujer embarazada, tendencia a la

Debido al desgano que produce el insomnio puede que la embarazada presente síntomas de molestia a lo largo del día. Esto es gracias al estrés que origina el hecho de no poder dormir. Cuando hay una gran dosis de estrés las discusiones y los problemas serán una cosa del día a día en el paciente. Este rasgo del insomnio es frecuente en las mujeres embarazadas.

Los cambios abruptos de humor también se hacen sentir con mayor ahínco. El paciente puede pasar de la euforia a la depresión en cuestión de segundos o minutos. Si existe un trastorno en el sueño, la futura madre no podrá conservar un ánimo comedido a lo largo del día. Es posible que los cuadros depresivos se agudicen a medida que entra la noche. 

Los orígenes del insomnio durante el embarazo abarcan y gran abanico de posibilidades

Los orígenes del insomnio durante el embarazo abarcan y gran abanico de posibilidades

Los orígenes del insomnio durante el embarazo abarcan y gran abanico de posibilidades

Una de las principales características del insomnio en el embarazo es que este puede tener su origen en diversos aspectos. Inclusive, el insomnio puede estar siendo propiciado por varios factores al mismo tiempo los cuales se encargan de disminuir la calidad del sueño. Para determinar las causas es preciso observar el comportamiento de la embarazada a lo largo de la noche.

Cualquier tipo de actividad o reacción que se manifieste puede ser el origen de esta enfermedad. Una de las causas más comunes que despiertan al insomnio son los vómitos y las náuseas. Estos, por lo general, se manifiestan en la noche y suelen interrumpir el sueño del paciente. Estos dos agentes contribuyen a los continuos despertares nocturnos y producen una fatiga corporal fuerte.

Para hacer frente tanto a las náuseas como a los vómitos lo mejor que puede hacer la mujer embarazada es no acostarse después de comer. Debe permanecer activa para ayudar al proceso de digestión y asimilación. También es recomendable cenar poca comida, con esto nos referimos a que el plato de la noche debe estar basado en la calidad y no en la cantidad. La comida debe ser ligera y completa en tanto que nutrientes. 

El reflujo gastroesofágico es otro factor que contribuye notoriamente al insomnio en el embarazo

Este problema afecta a más del 53% de las mujeres embarazadas y es uno de los factores principales que desatan al insomnio. Cuando se está embarazada el estómago se vuelve más pequeño y, por ende, la digestión se convierte en un proceso más largo y pesado. Cuando la comida no puede ser bien procesada se produce el reflujo el cual causa acidez a nivel estomacal o de la garganta.

Para evitar este problema no hay que comer antes de dormir. Además, al momento de conciliar el sueño la mujer debe poseer ropa holgada que le permita moverse con total comodidad. La comida repleta de grasa y condimentos debe evitarse en todo momento. De esta manera el proceso de digestión será menos trabajoso y los jugos gástricos no causarán problema alguno en la noche. 

Las contantes ganas de orinar suelen manifestarse a lo largo de la noche

Cuando una mujer está embarazada esta orina con mucha más frecuencia que estando en un estado normal. Este proceso ocurre tanto en el día como en la noche, lógicamente, pero es en la hora de dormir cuando se manifiestan los problemas. Los líquidos aumentan considerablemente y el aumento del volumen del útero presionan a la vejiga; esto provoca que las ganas de orinar sean constantes.

Al menos un 70% de las mujeres embarazadas aseguran que este problema ha sido el causante del insomnio durante la etapa del embarazo. A ciencia cierta este problema no cuenta con una solución eficaz ya que es de suma importancia que cualquier persona, independientemente de que esté embarazada o no, se mantenga correctamente hidratada. 

Otros factores que propician el insomnio a lo largo del

El insomnio en el embarazo es un trastorno común que experimentan las mujeres. El insomnio en el embarazo del primer trimestre es el que suele afectar con mayor tesón. Esto ocurre porque la mujer está sufriendo una serie de cambios en el organismo de forma precipitada. Así pues, otros factores que también dan paso al insomnio durante el embarazo son los siguientes:

  • Los dolores de espalda: Debido a las nuevas posiciones que adopta el cuerpo, puede que la mujer no encuentre una posición correcta para estar cómoda. El cansancio corporal suele ser extremo durante la noche y las molestias en la espalda podrían ser un factor determinante al momento de tratar de conciliar el sueño, por lo general produce un déficit palpable en la calidad del sueño.

  • Movimientos fetales: En un 41% de los casos, los movimientos que hace el bebé dentro del vientre dificultan la capacidad para dormir de forma cómoda. Este problema suele manifestarse a las veinte semanas de embarazo ya que los movimientos causan dolor y molestias a nivel de las costillas. Para evitar este problema lo mejor que puede hacer la madre es relajarse antes de ir a dormir. 

El insomnio durante el embarazo tiene un sinfín de explicaciones

El insomnio durante el embarazo tiene un sinfín de explicaciones

El insomnio durante el embarazo tiene un sinfín de explicaciones

Además de los factores mencionados anteriormente, el síndrome de las piernas inquietas también suele hacerse presente en el embarazo. Este consiste en una sensación que afecta a las piernas donde estas no pueden mantenerse tranquilas; siempre están en constante movimiento. La mujer embarazada puede sentir sensaciones de hormigueo o quemazón a nivel de las extremidades inferiores.

La única forma que consigue la embarazada para aliviar este problema consiste en mover las piernas. Muchas veces esta acción se realiza de forma involuntaria. Al menos un 30% de las mujeres embarazadas sufren de este síndrome. Los cambios hormonales suelen propiciar este problema. La mejor manera de evitarlo es haciendo actividad física la cual hará que la embarazada tenga un mejor descanso en la noche.

Otro problema recurrente son los ronquidos que se producen en la etapa de embarazo. Esto ocurre por el cambio de la mucosa; puede haber un problema con la secreción excesiva lo que repercute directamente en las vías respiratorias. La gran cantidad de mucosa hace que la respiración sea forzada y por lo tanto esto hace que el ronquido se haga presente en la noche, el cual causa despertares repentinos.

Un dato relevante es que las mujeres que no practican ningún tipo de ejercicio durante el embarazo suelen presentar mayores problemas con el insomnio. Por otro lado, las que permanecen activas en esta etapa consiguen llegar mucho más relajadas a las horas de la noche y esto permite que la calidad del sueño sea mayor en todo momento.

Igualmente hay condiciones fisiológicas y hormonales que no se pueden controlar bajo ningún contexto, tal es el caso del aumento de estrógenos y progesterona durante el embarazo. Estudios recientes han determinado que estás hormonas afectan directamente al sueño y la calidad del mismo. Por lo general impiden que la mujer embarazada pueda alcanzar un sueño profundo y reconfortante a lo largo de la noche.

Como conclusión tenemos que el insomnio durante la etapa del embarazo es algo común que afecta a un gran número de mujeres. Lo importante en estos casos es consultar a un médico especialista que te pueda ayudar con el problema que estás afrontando. Él puede indicarte cómo combatir correctamente al insomnio a pesar de que este tenga sus orígenes en los cambios hormonales y fisiológicos que estás experimentando.

Bajo ningún concepto debes automedicarte. Esto podría poner en riesgo tu salud y la del bebé. Además, la automedicación sólo podría empeorar la situación en la que te encuentras. Una vez presentado el insomnio, no dejes que la enfermedad avance y combátela a la brevedad posible. Recuerda que este trastorno puede crecer paulatinamente; amerita atención inmediata en todo momento.