Principales síntomas y complicaciones del insomnio

Insomnio

Insomnio. En la actualidad el ser humano adulto promedio vive una vida bastante acelerada, está constantemente asediado por preocupaciones, responsabilidades y tareas durante todo el día causando que el estado mental de muchas personas sufra. Las principales consecuencias que podemos ver en estas personas son: mal humor, cansancio, estrés y nuestro tema de hoy insomnio.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

El insomnio suele presentarse de una manera insidioso antes de constatarse como un problema crónico. Es decir aparece poco a poco causando pequeñas molestias hasta que se vuelve un problema verdaderamente grave con seria repercusiones en la vida del paciente. Existen muchas razones para que se dé el insomnio y a veces no es culpa de una sola razón si no de una combinación de varias.

En términos médicos ¿Que es el insomnio? Es un trastorno del sueño en el cual el paciente tiene problemas para poder conciliar el sueño o para mantenerlo por largo rato. El insomnio es propiamente dicho, el desorden del sueño más común a nivel mundial, al menos más de la mitad de la población adulta a nivel mundial refiere episodios de insomnio unos con más gravedad que otros.

La principal causa para la existencia de ese insomnio en la población adulta es el estrés. Es una repercusión directa de un estilo de vida estresante, sin embargo no es la única razón. Existen factores psicológicos y fiscos que dan pie a padecer episodios de insomnio, por ejemplo es bastante común en mujeres embarazada, en pacientes con trastornos mentales, en pacientes con miopatías, etc.

Muchas personas adultas cuando presentan estos episodios de desorden del sueño tienden a empezar a tomar somníferos y depresores para solucionar su problema, otros escogen un camino un poco más natural e intentan con remedios caseros, algunos incluso al persistir la patología deciden visitar a un psicólogo, hoy lo ayudaremos a encontrar lo que más le conviene a usted.

Principales síntomas y complicaciones del insomnio

Insomnio

Principales síntomas y complicaciones del insomnio

El principal síntoma característico del insomnio es la dificultad para conciliar el sueño por la noche, el paciente pasa varios minutos si no es que horas tratando de conciliar el sueño de manera inefectiva. En algunos casos el problema no radica en no poder dormir a veces el síntoma principal del insomnio en un paciente es despertar durante la noche, es decir el paciente no puede mantener el sueño.

El despertar muy temprano también es un síntoma característico del insomnio, el paciente no posee un horario claro de sueño resultando en una rutina bastante difícil de seguir. El paciente incluso puede contar con episodios de somnolencia durante el día y un estado de alerta constante durante la noche afectando completamente el rendimiento de la persona en sus actividades diarias.

En algunos casos el paciente no se siente bien descansado después de una noche de sueño, el cuerpo y la mente del paciente permanece cansada a pesar de haber tenido toda una noche de sueño. En estos casos es necesario que las personas acudan por ayuda médica profesional que lo ayude a descubrir cuál es el problema que causa exactamente este periodo prolongado de astenia.

Es normal que luego de varios episodios de insomnio la persona empiece a demostrar signos físicos y psicológicos de cansancio por la falta de sueño. Los principales síntomas característicos que se pueden notar por la falta de sueño son irritabilidad, depresión o ansiedad, la persona empieza a tener cambios severos de actitud y a veces no puede controlarlos y persisten largo tiempo junto con el insomnio.

Esto se manifiesta como ya dijimos antes, en un bajo rendimiento de la persona en sus actividades diarias causando dificultad para prestar atención o concentrarse en las tareas, un aumento de los errores o accidentes, cefaleas constantes, enfermedades gastrointestinales y otro tipo de afecciones que no le permitirá desarrollarse de manera idónea durante su rutina diaria.

El insomnio puede presentarse por múltiples causas entre ellas físicas y psicológicas

Cuando hablamos de causas físicas para no poder conciliar el sueño, nos referimos en su mayoría a patologías que no le permiten al paciente adquirir la suficiente comodidad como para poder dormir o que le causan un desequilibrio hormonal que lo mantiene en un estado de alerta constante. Por ejemplo muchas enfermedades metabólicas y hormonales son causantes de insomnio.

Patologías como el hipotiroidismo o hipotrofia de la glándula pineal pueden causar un desequilibrio notable en los factores hormonales del cuerpo que se traducen en episodios de insomnio. De igual manera enfermedades neurológicas, reumatológicas, respiratorias, cardiovasculares y digestivas que son capaces de producir mucho dolor, terminan inhibiéndole el sueño a los pacientes.

Al igual que algunas patologías en el ámbito psicológico como por ejemplo, trastorno depresivos, trastornos de ansiedad generalizada, esquizofrenia, etc. Estas afectaciones también pueden afectar al cuerpo como el síndrome de piernas inquietas donde la persona no tiene un control completo de sus extremidades inferiores causándole que se despierte varias veces durante la noche.

Es importante contar un diagnóstico claro de lo que pueda ser causal de la enfermedad para poder trabajar en base a eso. De esta manera atacando a la raíz del problema se espera no solo disminuir los síntomas sino también eliminar por completo los problemas de insomnio sin tener que recurrir a somníferos o depresores del sistema nervioso que puedan causarle más daño al paciente.

La depresión y la ansiedad pueden ser tanto factores causales como complicaciones del insomnio

En un principio si la persona está luchando contra el no poder dormir de noche, su mente suele llenarse de pensamientos de frustración, ira decepción y tristeza. Quizás sea el estrés de todas las cosas que debe hacer y todas las personas que debe cuidar lo que lo mantenga despierto de noche, o quizás el no poder dormir le robe todas las energías que tiene, causándole episodios depresivos.

Cuando el paciente sufre de depresión miles de pensamientos llegan a su mente durante la noche, esto es inevitable para muchos y bastante recurrente. En estos casos la persona no puede relajarse lo suficiente ni apartar su mente de estos pensamientos dando como resultado una noche con muy poco sueño, formando un círculo vicioso en el cual mientras más se deprime el paciente menos duerme.

Un caso similar ocurre con la ansiedad, la persona se ve agobiada por cientos de miedos que no poseen una explicación bastante razonable y que lo atormentan de manera constante. El paciente con ansiedad se ve usualmente forzado a tener que realizar tareas rutinarias que le causan gran incomodidad o que simplemente le asustan sin motivo y se ve en constante sufrimiento por ello.

Cuando el paciente sufre de ansiedad se le es muy difícil poder conciliar el sueño debido a las preocupaciones del día a futuro que rondan en su mente. Controlar la ansiedad es muy difícil. Y cuando el paciente sufre de insomnio por alguna otra razón, la preocupación de como esa falta de sueño puede afectar su vida suele causar un síntoma leve de ansiedad. Al igual que con la depresión, es un círculo vicioso.

El tratamiento del insomnio es diferente con cada paciente

Insomnio

El tratamiento del insomnio es diferente con cada paciente

El insomnio se clasifica en tres niveles, leve, moderado y grave, mientras mayor es el nivel peor serán los episodios de insomnio que sufra el paciente. Es importante reconocer en qué nivel está el paciente para poder saber que abordaje tomar para tratar de sanar la enfermedad y también para evitar un método o una manera drástica de tratar el insomnio que no sea estrictamente necesaria.

Por ejemplo en pacientes con un insomnio leve se recomienda intentar con métodos que reduzcan los posibles factores de riesgo, estos se conocen gracias a una buena sesión de interrogación con un profesional del campo. Una vez que se conocen los factores de riesgo posibles se procede con métodos sencillos que disminuyan los síntomas y eventualmente hagan desaparecer el insomnio.

Los remedios caseros son recomendados en casos leves, remedios como tomar un vaso de leche caliente antes de dormir, usar unas gotas de valeriana debajo de la lengua, tomar un te relajante para calmarse, etc. Todos estos métodos tienen propiedades químicas naturales que ayudan al cuerpo a sintetizar más hormona del sueño (melatonina) y hacer que el cuerpo este más relajado.

Ya cuando existe un caso más moderado de insomnio que empieza a afectar la salud del paciente no de una manera excesivamente grave pero si considerable es necesario optar por métodos de entrenamiento psicológicos y realizar cambios en la rutina en pos de mejorar el sueño. Por ejemplo una solución efectiva es trazar un horario de sueño y seguirlo estrictamente a pesar de lo que sea.

En últimas instancias cuando el insomnio no puede ser curado por remedios caseros ni métodos psicológicos fuertes es necesario que el paciente recurra a medicamentos en combinación con los dos métodos anteriores. De esta manera el doctor encargado trata de que el uso de los somníferos no sea prolongado para evitar la aparición de efectos secundarios o de una dependencia fisiológica de ellos.

Los remedios caseros como la leche tibia y el ejercicio son buenos en un primer nivel

Cuando un paciente empieza a ver los indicios de un desorden del sueño y considera que es hora de hacer algo por poder dormir mejor, se le recomiendan los remedios caseros. Técnicas que datan desde hace mucho tiempo que le han dado a muchos el sueño que necesitan, estas técnicas no son solo efectivas también son naturales e inocuas para el cuerpo humano y sin efectos secundarios.

El remedio casero más conocida es el de la leche caliente, un vaso de ella cuando no se puede dormir brinda los triptófanos mediadores de serotonina en el cuerpo que ayudan a una mayor liberación de la melatonina o como otros mejor la conocen la hormona del sueño. Existen otras sustancias que liberan melatonina en el cuerpo como la valeriana y el té verde o de manzanilla.

Aparte de ingerir bebidas se pueden practicar hábitos como el ejercicio un par de horas antes de dormir para asegurar que nuestro cuerpo este cansado antes de ir a la cama, esto en combinación con un baño caliente crea el estado ideal para que el cuerpo pueda descansar. Es importante no realizar estas actividades minutos antes de dormir porque podrían ser altamente contraproducentes.

Y cuando hablamos de hábitos saludables que podemos realizar en el hogar también podemos incluir la adaptación del espacio en donde dormimos para que sea más cómodo y placentero. También hay que recordar que ciertas sustancias como el café, el alcohol, la nicotina y las grasas excesivas antes de dormir son un gran inhibidor del sueño y deben ser evitados si se desea poder dormir a gusto.

Es importante cambiar los factores que están contribuyendo a perpetuar el insomnio

Muchos hábitos de la vida de diaria son a veces los que desencadenan estos episodios de insomnio por ello es importante tomar conciencia de nuestra situación y realizar ciertas modificaciones y sacrificios con la mera intención de mejorar nuestra salud. Con el tiempo estos factores serán cada vez más prescindibles y su uso ya no será una necesidad en la vida del paciente.

Para empezar se pueden mencionar los factores obvios como el consumo excesivo de sustancias que ponen el cuerpo en un estado de alerta como la nicotina y otros químicos, estos deben ser retirados de la rutina diaria poco a poco. De manera que su uso vaya mermando y el sueño se vaya recuperando lentamente pero de manera segura. No hay que retirarlos completamente a la primera.

Hay que regular la hora de acostarse y despertarse, es decir tener una idea de a qué hora nos queremos acostar y a qué hora nos queremos levantar. Esto hará que el cuerpo lentamente se adecue a un horario, obligando a los centros cerebrales a adaptarse. Hay que entrar y dejar la cama siempre a la misma hora y deben eliminarse las siestas para que este método funcione como debe de ser.

También es necesario recordar y aplicar el hecho de que la cama es para dormir, eliminando toda clase de grandes distracciones. Hábitos como trabajar en la cama, leer, ver televisión o cualquier otra actividad distractora debe ser eliminada esto libera de tentaciones al cerebro y lo hace concentrarse en obtener un buen sueño que es la meta principal de todo este laborioso pero efectivo proceso.

Insomnio transitorio e insomnio crónico, las principales y más comunes presentaciones de este desorden del sueño

Independientemente de cual pueda ser la causa desencadenante del insomnio este se clasifica en base a su periodicidad. Si el insomnio tiene una aparición espontánea y desaparece luego de un periodo de duración relativamente corto se le conoce como insomnio transitorio en cambio sí perdura meses ya pasa a considerarse como un insomnio crónico y los síntomas y el tratamiento deben ser distintos.

Existe una gran importancia en reconocer cuál de estos dos tipos de insomnio está padeciendo un paciente, ya que en base a la clasificación se determina como se debe tratar este insomnio. Las medidas a tomar para tratar el desorden del sueño serán guiadas principalmente por las especificidades del caso, como se dijo antes cada paciente tiene un tratamiento particular.

Es importante ayudar a resolver los síntomas del insomnio en una primera instancia pero siempre se debe trabajar en base a atacar las causas del mismo. De esta manera nos aseguramos de que el paciente no sufra una recaída de cualquiera de estos dos tipos de insomnio, la cual es muy posible pero es fácilmente evitada por un seguimiento correcto del tratamiento específico impuesto.

  • Insomnio transitorio: Este tipo de insomnios encaja perfectamente en los modelos que ya se han explicado donde los episodios de falta de sueño vienen dados por factores estresantes. En estos casos el paciente se ve inmerso en un medio ambiente que le brinda mucho estrés y ansiedad y no le permite relajarse completamente a la hora de dormir causando el insomnio.

    Es lógico pensar que si se eliminan los factores estresores del insomnio transitorio este ha de cesar inmediatamente sus efectos negativos en el cuerpo pero no es así. Muchas veces la mente necesita de una ayuda para poder resolver completamente el daño causado por las situaciones estresantes, haciendo que este tipo de insomnio sea a veces un poco complicado de tratar.

    El periodo de duración que debe de tener este tipo de insomnio antes de poder considerarse una afección crónica es de menos de un mes. Si el paciente ya refiere episodios de insomnio continuo por más de treinta días se considera como un insomnio crónico leve y debe tratarse de forma distinta a la que se venía haciendo ya para obtener mejores y más efectivos resultados.

  • Insomnio crónico: Esta clase de insomnio es la que generalmente le sigue al insomnio transitorio, aunque hay excepciones a la regla donde el profesional sabe en primeras instancias cuando el insomnio será crónico a futuro como por ejemplo en el extraño caso de un insomnio familiar fatal del cual se hablara más adelante o en caso de otras patologías leves que afecten el sueño.

    Se considera un insomnio crónico cuando el paciente refiere más de un mes con la imposibilidad de conciliar el sueño. En este periodo de tiempo el insomnio solo parece empeorar, haciéndole más difícil al paciente dormirse o permanecer dormido restándole cada vez más y más las horas de descanso que el cuerpo tan ansiosamente necesita para estar sano.

    El tratamiento insomnio para este tipo de afección incluye usualmente entrenamiento psicológico, terapia y uso de somníferos para poder establecer una buena rutina de sueño. En estos casos es importante tomar en cuenta que el uso independiente de fármacos como solución tiende a ser contraproducente para la salud del individuo algunas veces empeorando su estado.

El insomnio esta medido por muchos factores pero en la mayoría de los casos tiene una cura

Insomnio

El insomnio esta medido por muchos factores pero en la mayoría de los casos tiene una cura

Como ya hemos explicado anteriormente existen un conglomerado de razones que pueden afectar independientemente o juntas para causar estos episodios de insomnio. Ya sean razones físicas o mentales todas suelen causar los mismos síntomas pero deben ser tratadas con suma diligencia y constancia para poder alcanzar la tan deseada sanación por parte de los pacientes.

Es importante recordar que este es un proceso en el cual tanto el medico como el paciente deben de poner todo su esfuerzo para alcanzar la resolución de la enfermedad. El médico debe esforzarse en encontrar un diagnostico sumamente especifico que lo ayude a dictar un tratamiento útil y el paciente debe comprometerse a acatar todas las ordenes de su doctor de manera fiel y perseverante.

Existen casos extremos y lamentables en los que el insomnio no tienen una cura, como por ejemplo el caso del insomnio familiar fatal. Esta es una afección degenerativa que con el pasar de los años desintegra el sistema retiniano del cerebro inhibiéndole la capacidad de entrar en un estado de relajación haciendo que cada vez se le sea más y más difícil dormir al paciente.

Esta es una enfermedad extremadamente rara y solo se conocen de manera documentada 25 familias a nivel mundial que la padecen. La enfermedad es causada por el mal funcionamiento hereditario de un prion que termina causando esa degeneración del tallo cerebral, centro donde se encuentra el activador de la melatonina, sin esta parte del cerebro el cuerpo no sabe cuándo debe dormir.

Las complicaciones más comunes a este extraño padecimiento son cada vez peores pero empiezan por simples faltas de sueño que van evolucionando a grandes síntomas dañinos. Síntomas como somnolencia diurna, astenia, ataxia, problemas cardiovasculares e intestinales, problemas hormonales e incluso serios problemas psicológicos como depresión e incluso esquizofrenia con alucinaciones.

En todo tipo de insomnios el paciente sufre y lo mejor que puede hacer el doctor y los allegados al paciente es brindarle todo su apoyo y esfuerzo. Y como paciente la persona debe recordar que la mejor forma de solucionar sus problemas es siempre pidiendo ayuda cuando siente que ya no tiene control sobre la situación. Deje de sufrir por falta de sueño, cambie su vida y empiece a disfrutarla.