Privacidad

Cuando usa los servicios, nos confía su información; bajo este precepto comienza nuestra política de privacidad en nuestras condiciones de servicio, es sin duda una oración cargada de profunda semántica, y no es de extrañar, pues la privacidad es eje fundamental de todo servicio en línea y por supuesto no es la excepción en la web.

Se debe comprender la privacidad en el milenio de las tecnologías digitales

Es muy conocido la cita “el precio de la vigilancia es la privacidad” (edicto que se ha popularizado desde las grandes filtraciones a organismos de seguridad de todo el globo), pero, ¿es acaso tan desventajoso el compartir información personal?, si queremos comprender hasta qué punto somos dueños de nuestra información, debemos comprender en un primer acto, que son y cómo funcionan las políticas de privacidad.

Siempre dejamos una huella de nuestra propia información al convertirnos en usuarios

Muchas veces no somos conscientes que dejamos un rastro enorme de nuestra propia información personal en la red, esto incluye aún más que datos de identificación, costumbres de uso, creencias propias o actitudes inconscientes de nuestra psique; todo esto aún sin notarlo, lo estamos haciendo al momento de utilizar infinidad de medios electrónicos que al final todo esto se puede recolectar a través del metadato.

Las páginas de Internet tienen derechos de aplicar una política de privacidad que nos beneficie

Como se expuso anteriormente, la información que dejamos por la red es aprovechada para la aplicación de una estructura de marketing y mercadería, esto se hace para poder ofertar un servicio competitivo que sea sencillo de utilizar y con impacto en nuestros gustos, tal como acercar productos afiliados, físicos o digitales que se crean idóneos para el usuario.

La política de privacidad de es una declaración legal entre usuario y empresa

Ya entrando a profundidad, comprendiendo el margen benéfico de una política de privacidad compartida, se puede avanzar en el estudio, la privacidad en la página al igual que la mayoría de la red, establece su política de privacidad mediante una resolución legal, ya que, tiene sustentación legal amparada según resoluciones y acuerdos en varios países del globo que rigen el comportamiento de las empresas.

La protección de los datos va de la mano de un uso benéfico para las partes

La información que damos es como vimos, establecida dentro del contrato de protección y privacidad (logro obtenido a partir de estudios desarrollados en Europa para 1968 sobre el avance del internet), de esta manera se protege de terceros jugadores los datos confiados, además asegura mediante el mismo acuerdo explícito, qué porción de información se puede compartir y cuál no para asegurar una prestación de servicio.

La información que compartimos y que está protegida por la política de privacidad puede utilizarse en servicios que faciliten el uso

Anteriormente se expuso brevemente que se puede utilizar nuestra información personal como parte de una estructura de mercado, sobre ello, se hace principalmente para incrementar la inteligencia orgánica del sistema y así facilitar la prestación del servicio; como se expondrá más adelante no se comparte o vende a empresas terceras externas a la página.

¿Qué o quienes tienen acceso a la información según nuestra política de privacidad?

Principalmente instituciones gubernamentales, estas piden acceso a la información protegida para hacer un uso consciente de ella, también empresas privadas y organismos independientes pueden llegar a pedir acceso a la información de los usuarios; este acceso es estudiado por un equipo legal, y finalmente negado si no se logra verificar la concernencia o entender el motivos.

  • Administradores de dominio: Los administradores de dominio que manejen parcial o totalmente nuestra cuenta (tales como Google) y que pueden disponer (ellos y los revendedores que brinden soporte) de ciertos datos de identificación, estadísticas de nuestra cuenta, suspender o finalizar el registro, acceder a la data almacenada y hacer seguimiento mediante el estado legal.
  • Ciertas empresas de confianza: Se puede compartir cierta información a terceros si se consideran que son organismos de confianza (tales agentes pueden ser prestadores de dominio como la ya nombrada Google), si se cree “de buena fe” que se utilizará para cumplir con las leyes, reglamentaciones y garantizar el buen cumplimiento de las condiciones de servicio.

La información que se comparte con nosotros facilita el satisfacer de las necesidades de los usuarios

Una vez comprendido como procede la política de privacidad, es entendible que esta facilite la satisfacción de necesidades de los usuarios, aún si estos no son en extremo conscientes del mismo, en este sentido se puede proceder con el estudio de la información propia para acercar productos y servicios afiliados (sean físicos o digitales) que mejoren, por ejemplo, un trastorno del sueño.